Ferretería, cerrajería, suministro industrial y bricolaje.

Martes, 27 Enero 2015 10:11

Mesa redonda Foro UCES, “Prevenir antes que abrir”

Written by 
Rate this item
(0 votes)

aperturaEn el transcurso del Foro UCES se organizó una mesa redonda con el título genérico “Prevenir antes que abrir”, moderada por Antonio Alvarez (director de MASFER) en la que tomaron parte Manuel Sánchez (secretario UCES), Carlos Rodríguez (presidente  ASMACE); Birgit Zoedler (gerente de GEZE),  Jordi Suari (Manyería Suari), Manuel Albaladejo (ASMACE) y Santiago Palmeiro (Iberferr).
La asistencia fue masiva para estos casos, ya que durante la horaque duró el acta hubo una media de 50 personas en la sala.


Después de presentar a los ponentes y hacer un pequeño balance de la situación y la tendencia poco comercial de no ofrecer productos de mayor valor añadido a sus clientes, por parte del cerrajero, aspecto que cabría reforzar, primero por el propio negocio del cerrajero y segundo para reforzar la seguridad de los hogares, tan atacada en las últimas fechas en las que hemos visto aperturas forzadas de todo tipo y por las técnicas y herramientas  más sofisticadas que se pueden encontrar actualmente por Internet.

Compromiso

Inició el capítulo de las intervenciones Jordi Suari, cerrajero de Barcelona y persona inquieta que experimenta constantemente en su taller con todo tipo de cerraduras. “Quiero  agradecer su apoyo y conocimiento a una persona que no puede estar aquí presente, como es Pablo Muñoz. Habitualmente los cerrajeros nos hemos preparado para abrir y nos hemos olvidado de cerrar. Hay que girar esa voluntad y volvernos a potenciar el cierre, pero no a todos los niveles. Durante un cierto tiempo le hemos dado vueltas a una idea para potenciar esa labor de cierre y hemos llegado a la conclusión de que, mediante un cristal como el que se utiliza para el cierre de las cajas fuertes, que situado en determinados lugares, elegidos por el cerrajero, al romperse imposibilita la apertura inmediata, en cualquier cerradura convencional. Ahora habría que analizar la postura del instalador, que desde niño ha tenido una postura de apertura, y el posicionamiento de los tres escalones, fabricante, distribuidor e instalador o cerrajero. Es una cadena que es necesario respetar para llegar a un fin. Pienso que el fabricante no está en condiciones de ofrecer aquella seguridad que el mercado demanda. Para resolverlo tenemos el desconocimiento de lo que se va a encontrar la persona que va a abrir. El papel del cerrajero debe ser evitar que entre el caco, pero que el usuario sí pueda entrar cuando quiera. Con este sistema castigo a los dos, al caco y al cerrajero que vaya a abrir, por medio del desconocimiento apuntado y por medio de una personalización del producto. El instalador hace diferente el proceso al instalar ese cristal que rompe al realizar una manipulación sobre la cerradura en la que saltan unos delatores, situados en posiciones diferentes por parte del instalador, que es la única persona que puede abrir la puerta. Al fabricante se le pide que fabrique un escudo de seguridad que aporta una información vital para reconocer el sistema. Es conveniente que el instalador utilice ese cristal para reforzar la seguridad.  Desde pequeño tengo claro que existen dos puertas  que no puedo abrir, una es la que no conoces y otra la que está abierta.
Siguiendo este razonamiento, he aplicado una fórmula en la cual no se conozca donde están situados los delatores. La documentación aportada por el usuario, unida al código del instalador, determinaría la posición de los mismos. Esto conlleva a trabajar de una manera determinada, pero lo determinante es que el usuario final merece esa protección y que escoge una personalización propia.
Hay maneras de poder localizar ese delator, pero que sea siempre el instalador.

Hemos hecho pruebas para poder determinar el grosor del cristal para evitar las roturas. Quizás debería estar incluida en la labor del instalador la revisión de la puerta durante un cierto tiempo para garantizar la efectividad del sistema.
Soy consciente de que en el tiempo quedará obsoleto, pero ahora gano tiempo a nivel de potenciar esa seguridad domiciliaria y buscar soluciones”.

Control de accesos

Birgit Zoedler nos habló sobre  el control de accesos y las posibilidades de negocio para los cerrajeros. “GEZE tiene más de 150 años en el mercado y posee cierrapuertas de todo tipo, aunque haya poco conocimiento en el sector sobre los cierrapuertas automáticos. Para ello realizamos jornadas gratuitas sobre la instalación y funcionamiento del os mismos. Invito a visitar nuestra página web e inscribirse en los mismos.

Veo que aquí hay muchos puertas, pero que los cierrapuertas no actúan correctamente, porque no se ha valorado el ancho de hoja  y no actúa como debiera. También decirles que se utilizan aceites que se deterioran por efecto del calor o el frío y también taladros incorrectos que impiden que el cierrapuertas actúe de forma correcta. Disponemos de plantillas que facilitan esa labor al instalador. También tenemos cierrapuertas que en su guía deslizante tienen un pistón que facilita la apertura y cierre para personas con menos fuerza.  Hoy en día existen sistemas automáticos que no son tan fácil de instalar como un cierrapuertas convencional, pero para eso tenemos nuestra academia. También he observado que en España se respetan poco las normas, como en las puertas cortafuego que requieren revisiones que no se hacen y  así las cosas duran menos”.

Normativas

Manuel Sánchez insiste en las normativas para conseguir que este sector se regule.  “Cuando se empezó el proyecto de autorregulación de UCES se encontró enseguida con la famosa Ley Ómnibus que impedía la regulación de sectores para evitar conflictos con Europa que exigía la participación libre de los sectores profesionales.  No hemos abandona la idea y continuamente nos hemos hecho oir e intentado concienciar al Ministerio  en poner en marcha un registro para profesionales. El segundo paso es la Ley de Seguridad Privada en la que se discute el reglamento y en la que he presentado alguna propuesta para que el cerrajero esté dentro.  Se pretende que el Reglamento salga antes de final de año. También es importante que se reflejen esas normas técnicas, que ya son a nivel europeo, que están en evolución permanente en cerraduras, grados de seguridad y otras cuestiones interesantes para el cerrajero. Tenemos que tener claro que en primer lugar somos cerrajeros de seguridad, pero también podemos ser asesores, prescriptores de seguridad e incluso peritos de una cerrajería forense. Con todo ello se pretende un avance y una consolidación de una profesión, basada en el conocimiento, independientemente del oportunismo que los robos actuales pudieran favorecer. Pero aquí hay trabajo profesional que tenemos que tener muy en cuenta”.

Argumentos

Carlos Rodríguez nos comenta que a nivel de cilindros y cerraduras, en España hay dos normativas la UNE-EN 1303 de 2006, que se refiere a pruebas de seguridad y los grados que se les confiere y en puertas tenemos la UNE – EN 1627 de 2011. Estas normativas pueden consultarse por Internet en la página de AENOR. Nos facilitan los grados de seguridad que tienen los cilindros cuando se fabrican y que podemos informar al usuario de los mismos. Actualmente que está muy de moda el bumping, no se hacen pruebas para esa técnica, sino que son pruebas de durabilidad, antitaladro, antitorsión, antiextracción y las maniobras propias de la llave, bloqueos móviles, pitones de seguridad, etc. Las pruebas de torsión se realizan por los giros, por ejemplo un cilindro de grado 3 tiene que sufrir 50 torsiones. Para la extracción se fija un tiempo estipulado, etc. Estas pruebas son las que nos permiten comunicar al cliente las características de seguridad que posee el cilindro, testado en pruebas oficiales. Es el principal argumento para vender y convencer al cliente de que le instalamos un producto con una calidad certificada. A nivel de puertas hay hasta grado 6, como son los bancos y no es aplicable a cerrajería doméstica. Aquí se utiliza el grado 3 y 4, con una seguridad reconocida, porque hoy en día los fabricantes han hecho un gran esfuerzo por tener buenos productos en el mercado”.
Jordi Suari apunta que “existe un código de Edificación difícil de interpretar por el cerrajero, pero que estos deben adaptarse con sus conocimientos y volcarlos en su beneficio. Sería bueno que esa legislación tuviera una sensibilidad hacia donde está clasificado ese producto por grados de seguridad, como se hace en Francia, donde existe una determinación de grados y nadie se lleva a engaño. Es necesario que el instalador se comprometa en la instalación y garantice la misma, así como unas revisiones”.

Mesa redonda Foro UCES

Miedo a la electrónica

Manuel Albaladejo señaló que no debe haber tanto miedo a la aplicación de productos electrónicos en al cerrajería. “Estamos ya en el presente y los cerrajeros no deberían tenerle miedo, porque ya se utilizan productos de programación como móviles, tablets, etc. Ahora mismo sabemos encender un producto electrónico y efectuar la programación de una cerradura es lo mismo. A la primera no se atina, pero insistiendo y con el soporte técnico de los instaladores no es tan complicado. Hay que utilizar un código tarjeta, etc para su activación y a diario nos lo encontramos. Hay que quitar ese miedo y ofrecérselo a los clientes, que no se hace, porque es un producto sencillo e instalable en cualquier tipo de cerradura. Desde aquí quiero animar a emplear sistemas electrónicos, porque es el futuro y hay grandes posibilidades para mejorar la vida cotidiana”.


Por último Santiago Palmeiro hizo un balance situacional y alabó  la calidad y el nivel de preparación de la cerrajería y los cerrajeros españoles. “Nuestra cerrajería es de altura, calidad y prestigio y desde Europa nos miran con mucho interés. Seguid trabajando, como hasta ahora”.

Compañías de seguros

Antonio Alvarez indica que no se han tocado temas habituales como la formación y la presión que imponen las compañías de seguros para aplicar los precios y el nulo margen para poder ofrecer productos de mayor seguridad, ya que se limitan a sustituir el daño efectuado y no pagan nada más. Quizás con la nueva Ley, haya alguna posibilidad de modificar el marco actual.

Manuel Sánchez señala que “Será necesario presentar un proyecto de lo que tenemos que proteger para poder dar de alta una póliza. Ya se prepara un protocolo orientativo. Así cuando se realice una instalación de grado, tendremos una guía  para hacerlo y además será un compromiso al que se debe dar respuesta. También dará más respaldo y obligará a que se verifiquen las instalaciones antes de aceptar las pólizas”.
Antonio Alvarez indica, “Si te han robado y van a poner la misma cerradura, ¿qué estamos haciendo?.
Carlos Rodríguez responde que “cuando te roban recurres a un profesional y debes dejarte aconsejar. Con las compañías es otro cantar, ya que existen prácticas diferentes. Hay compañías que apoyan al cliente e incluso cubren la cerradura aunque no haya sido violentada y otras que no lo admiten y ni siquiera les cubren el cambio. Como profesionales, debemos aconsejar bien a nuestros clientes y prescribir nuevos sistemas de seguridad para reforzar la seguridad y animar a invertir a los fabricantes en  nuevos productos. Tenemos que evitar el ser “cambia piezas”, aunque suene mal, y aportar productos que mejoren la seguridad, den más empaque y que beneficien al sector”.
El coloquio finalizó con varias preguntas de los asistentes que fueron contestadas por lo ponentes. Destacamos el interés por las compañías por emplear cerrajeros acreditados para evitar el intrusismo y a ampliar información sobre el proyecto de Jordi Suari sobre su cristal y la instalación de los delatores.

Read 719 times Last modified on Martes, 27 Enero 2015 10:29
Login to post comments